Con el acompañamiento del Gobierno de Río Negro, la Cámara de Forestadores, Empresarios Madereros y Afines de la Norpatagonia (CAFEMA), se puso en marcha en Allen un ambicioso proyecto que le dará al sector la posibilidad de fortalecer sus actividades.

En un predio de ocho hectáreas, comenzaron a construir las instalaciones en las que montarán un secadero de madera, una sala de afilado, talleres para la capacitación y oficinas, entre otros espacios. 

“Gracias a Dios y con el apoyo de la provincia a través del DIPROSE, hemos logrado conseguir un subsidio para construir nuestras instalaciones”, contó el presidente de la CAFEMA, Nazareno Olivetti, en una recorrida que realizó junto al ministro de Producción y Agroindustria de Río Negro, Carlos Banacloy, por el predio que la organización adquirió en Allen, a la vera de la Ruta 22. 

“Sin dudas que este proyecto es algo que veníamos necesitando muchísimo y va a estar disponible para todos los que estén vinculados a la industria de la madera. Es muy necesario para darle un impulso a nuestra industria y la idea que tenemos es que todo esto vaya de la mano con la forestación”.

“Necesitamos madera de calidad y mayor cantidad para poder seguir trabajando. Hay mucho por diversificar, tenemos un nicho muy grande para la madera de álamo en la zona”, agregó Olivetti. 

Si todo marcha como está previsto, la construcción de las nuevas instalaciones de CAFEMA concluirá para fin de año.

Por su parte, Banacloy resaltó la importancia del proyecto que ya está en plena obra y aseguró que la mirada del ministerio que conduce no sólo se centra sobre los envases alternativos para la industria alimenticia sino que también se está poniendo el foco de la forestoindustria en la construcción de viviendas, la carpintería moblar y otras alternativas que tiene la actividad.

“La Subsecretaría de Recursos Forestales de la provincia tiene esta mirada, que no es solamente la forestación en la región andina sino también pensando, además, en los valles, en la cantidad de tierras que tiene hoy nuestra provincia, donde muchas hectáreas no son aprovechadas y tenemos la posibilidad de darle utilidad a través de un recurso de mediano y largo plazo como lo es la forestoindustria”, destacó Banacloy.

El proyecto de CAFEMA es acompañado por el Gobierno de Río Negro a través de la Dirección General de Programas y Proyectos Sectoriales y Especiales (DIPROSE).  El centro de afilado, que contará con tecnología de avanzada para la región, el secadero, que optimizará la calidad de las maderas, y un centro de capacitación, serán parte de las nuevas instalaciones.

“Nosotros tenemos pendiente no sólo la capacitación dentro de las carpinterías sino también con los productores. En muchos casos todavía debemos seguir trabajando fuertemente en entender la importancia de la renovación de las cortinas, de las forestaciones que en algunos casos no han sido reemplazas. Hay nuevas variedades que tenemos para cortinas y en algunos casos no compiten con la fruticultura”, agregó el ministro.