Lawrie reiteró que el nuevo Código de Tierras no habilita la megaminería

El director de Tierras, Diego Lawrie, realizó una gira de trabajo en la Zona Andina para atender audiencias, reunirse con autoridades municipales y explicar los alcances y beneficios del nuevo Código de Tierras en debate en Legislatura.

El director de Tierras, Diego Lawrie, realizó una gira de trabajo en la Zona Andina para atender audiencias, reunirse con autoridades municipales y explicar los alcances y beneficios del nuevo Código de Tierras  en debate en Legislatura.

Al respecto el funcionario esclareció que “de ningún modo se habilita la megaminería ni tampoco desconoce a los asentamientos y comunidades indígenas”.
Indicó que “sólo se apunta a la regularización dominial de canteras, que es una minería de tercera categoría,   y además no podemos pasar por encima de un Código Minero nacional y de una Ley Provincial Minera que son los que regulan la actividad”.
Lawrie, cuya área depende del Ministerio de Gobierno, visitó las delegaciones del organismo de Bariloche y El Bolsón, de manera de supervisar las acciones en marcha para dar respuesta a los pobladores fiscales y las acciones en conjunto con los municipios.
Precisamente el funcionario se reunió con el intendente de El Bolsón, Bruno Pogliano, con quien analizó la marcha de planes de regularización de tierras fiscales en el ejido y los alcances del nuevo Código que permiten ampliar los usos de la tierra para emprendimientos turísticos.
Dijo al respecto que “los emprendimientos turísticos, en una zona con tantos atractivos como es la Andina, se vienen dando de hecho y con la ley vigente no se pueden regularizar porque no están contemplados, cuestión que se ahora se cambia con la norma en debate en el parlamento”.
Entre otros beneficios del Código para los niveles locales, destacó también que “con la transferencia que se hará de tierras fiscales urbanas a los municipios, podrán planificar y administrar directamente su crecimiento  y hacer alguna obra y no tengan que recurrir al Estado provincial”.
“Los municipios podrán hacer loteos sociales, impulsar planes de regularización dominial o ingresar a programas de financiamiento de viviendas provincial y/o nacional”, explicó.
Lawrie aprovechó su recorrida para tomar contacto con distintos medios de comunicación y esclarecer precisamente sobre el contenido del nuevo Código de Tierras, rechazando algunas críticas que no tienen sustento en lo que expresa la norma
Explicó que “no se habilita la megaminería, nosotros apuntamos solamente a poder regularizar dominialmente canteras, que son explotaciones de tercera categoría, ya que muchos cantereros lo hacen sobre tierras fiscales y no pueden acceder al sistema crediticio porque no pueden titularizar con la ley hoy vigente, que no contempla el uso minero”.
Señaló que “se ha dicho que nosotros negamos los asentamientos y las comunidades de pueblos originarios, y eso no es verdad, el Código no dice nada que no los reconocemos y están los relevamientos que se han hecho en el marco de la Ley 26160”.
Reivindicó además que el organismo a su cargo colabora en todo lo que sea relativo a la entrega de títulos comunitarios, en conjunto con el CODECI (Consejo de Desarrollo de Comunidades Indígenas)”.
Destacó que el nuevo Código “permitirá regularizar la situación de muchos pobladores fiscales que de esta manera tendrán la adjudicación de la tierra donde viven hace muchos años”.
Explicitó que “se establece un mecanismo ágil y transparente para que puedan acceder al título de propiedad los pobladores rurales que han ocupado por 20 años o más el campo y mantenido en producción el mismo así como se otorgará igual beneficio a quienes se asentaron y construyeron su hogar en las Comisiones de Fomento”.
Entre otros contenidos, destacó “la figura de usufructo sobre áreas naturales protegidas, esto quiere decir que el poblador puede hacer uso, obtener frutos, pero el dominio siempre queda en el Estado, de manera de proteger el patrimonio nuestro sobre áreas tan sensibles”.
Recordó además que se busca un nuevo paradigma, no ir hacia la ocupación de la tierra, sino hacia el afianzamiento productivo, mejorar aquellas que estén en producción, incorporando nuevos rubros y poner en actividad tierras ociosas.