El territorio de la actual provincia de Río Negro cobijó a cuatro etnias de pueblos originarios: los Tehuelches, los Puelches, Huarpes o Pehuenches y los Mapuche.

Actualmente, sólo podemos encontrar representantes del pueblo mapuche, ya que los tres restantes han sufrido su extinción, o bien su escasa descendencia se ha asentado en otras provincias vecinas.

Originariamente, la comunidad mapuche junto a una porción de los Huarpes o Pehuenches se ubicó en el oeste de la nuestra provincia, pero hoy la descendencia de los primeros se encuentra distribuida principalmente en la Línea Sur rionegrina.

En tanto, el pueblo Tehuelche era nómade, dedicado a la caza y la recolección en la zona de la meseta y el este del actual territorio provincial.

Por su parte, los Puelches ocuparon la margen norte del lago Nahuel Huapi, destacándose por su habilidad para la navegación. Su medio de subsistencia fue la caza y la pesca, siendo también un pueblo nómade.

El mismo modo de vida tenían los Pehuenches, quienes habitaron en la zona de los bosques cordilleranos.

Se estima que la llegada de los mapuches al territorio patagónico data de poco antes de 1880, desde Chile, luego de lo cual impusieron su cultura por sobre los pueblos preexistentes, muchos de los cuales han desaparecido en la actualidad. Originariamente, se trataba de comunidades agricultoras, pero al llegar a nuestra región, se transformaron en nómades, sobre todo gracias a la utilización del caballo.

Actualmente, la representación de los pueblos originarios se encuentra en manos de la comunidad Mapuche, que incluye el Consejo Asesor Indígena y el Parlamento Mapuche.

El Estado rionegrino ha incorporado a la temática de los pueblos originarios como una política gubernamental, a través de Consejo Asesor de Comunidades Indígenas CODECI. En tanto, a partir de un requerimiento del propio pueblo mapuche, se ha incorporado la educación bilingüe -incluye su lenguaje originario- en la escuela del paraje Chacay Huarruca, en la precordillera provincial en cercanías a la ex Ruta 40.

La iniciativa contempla "la implementación de talleres lingüísticos, artesanías y otras actividades relacionadas con las culturas de los pueblos originarios".