Solicitan a los veraneantes respetar la cartelería por posibles derrumbes de acantilados

El Gobierno Provincial solicitó a los veraneantes que respeten los carteles indicadores del peligro de derrumbe ubicados en el acceso inmediato a la ruta como al finalizar la escalera de descenso a la playa de El Espigón.

A través de la Secretaría de Protección Civil, dependiente del Ministerio de Seguridad y Justicia de Río Negro, se remarcó la importancia de que los visitantes tomen conciencia y no se acerquen a la zona de los acantilados, al momento de disfrutar de la playa.

Además, se brindaron precisiones respecto al derrumbe que tuvo lugar este domingo en la playa, donde resultó lesionada una persona, que afortunadamente se encuentra en buen estado de salud.

Sobre este aspecto, el ministro de Seguridad y Justicia, Gastón Pérez Estevan, indicó que el accidente ocurrió en un lugar señalizado, por lo tanto “le pedimos a la sociedad su colaboración, respetando las indicaciones y evitando acercarse a los lugares que actualmente tienen peligro de derrumbe, de esta manera podremos prevenir futuros accidentes”.

En cuanto a lo sucedido, desde Protección Civil se informó que el derrumbe se produjo este domingo, aproximadamente a las 16, en la zona de acantilado ubicada a 30 metros al sur de la base de la escalera de acceso al área.

El derrumbe, producto del accionar de las mareas y la erosión del viento, presentó un volumen aproximado de 40 m3 de material entre placas grandes, material mediano y particulado, deslizándose desde una altura de entre 15 y 20 metros, abarcando una superficie de 10 metros desde la base del acantilado hacia el mar.

El hombre de 34 años que sufrió el impacto de las piedras, se encontraba en la base a 5 o 6 metros de la pared del acantilado, lo que le produjo heridas leves en la cabeza y las piernas. El mismo fue asistido en el lugar por personal de la Policía de Río Negro, del Ministerio de Salud y Bomberos de El Cóndor. Posteriormente fue trasladado para su atención al hospital “Artémides Zatti” de Viedma.

“El hombre sufrió heridas leves y actualmente se encuentra fuera de peligro. Quiero destacar el trabajo de Policía y Bomberos que se hicieron presentes en el lugar de forma inmediata, dando una respuesta rápida y eficaz para trasladarlo al hospital”, manifestó Pérez Estevan.

Luego del hecho, bomberos y policías trabajaron en el lugar y dispusieron un vallado perimetral a modo de precaución, dado que las paredes verticales del acantilado en la zona del derrumbe presentan grietas y características que hacen suponer un nuevo desprendimiento a corto plazo.

Por esa razón es imprescindible respetar las señales dispuestas en la zona con el objetivo de resguardar la seguridad de los visitantes. “El derrumbe ocurrido, cubrió un radio de 10 metros, por lo tanto es aconsejable alejarse todo cuanto sea posible de las zonas peligrosas. Este tipo de accidentes resulta totalmente evitables con la colaboración de toda la ciudadanía”, concluyó el Ministro.

Compartí la Publicación