Productores se capacitaron en nuevas tecnologías en Estados Unidos

Más de 20 productores y profesionales vinculados al sector ganadero bovino viajaron a Oklahoma, Estados Unidos como parte de una misión que les permitió conocer la cadena productiva de la carne de ese país, referente mundial en la actividad.

 “Tuvimos una recorrida muy completa porque visitamos desde la industria hasta el criador, pasando por quienes desarrollan la genética suficiente y necesaria para producir mayor cantidad kilos de carne y de mejor calidad”, explicó el profesional del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, Rodrigo Brussino, quien participó de esta misión financiada por el Gobierno Provincial, con créditos accesibles a través del Programa Ganadero Bovino rionegrino.

Lo que se observó es que “están trabajando mancomunadamente entre todos los eslabones de la cadena con el mismo objetivo. Este es un dato muy importante que tenemos que adoptar porque es la única manera de poder crecer. Todos reciben información del eslabón que sigue en función de la calidad de lo que están produciendo. Esta realidad es lo que les permite tener un ritmo de crecimiento sostenido en cuanto a producción y calidad de las carnes, lo que los hace ser un país referente a nivel mundial en la actividad”.

Esta es la segunda misión que se financia desde el MAGyP para acercar a los productores y profesionales a distintas realidades con el objetivo de observar tecnología y genética utilizada en esas regiones para luego poder aplicar cambios en la forma de trabajo en la provincia. “Es importante contar con este financiamiento accesible porque permitió que 24 productores pudieran ver cómo se produce en un país como Estados Unidos, que es de punta en materia de producción ganadera, lo que les permitió tomar ideas para luego aplicarlas en nuestro territorio”.

Brussino es médico veterinario y parte del grupo de profesionales que trabajan en la Secretaría de Ganadería provincial. Como empleado del Gobierno, el viaje le sirvió para traer “varios ítems a tener en cuenta para poder comenzar con algunas líneas de financiamiento y asesoramiento. Queremos arrancar en la base, con las cabañas, que son las que van a proveer la genética necesaria para poder producir un ternero de mejor calidad, peso y desarrollo”.

La primera misión realizada llevó en el año 2017 a 36 productores y profesionales a Australia y Nueva Zelanda. “Una de las herramientas más importantes que trajimos de ese viaje, del que también participé, está en desarrollo: el cultivo de la remolacha forrajera. Este cultivo en esos países es muy utilizado y reemplazó al silo de maíz. La remolacha es muy rica en almidón y en hidratos de carbono, lo que mejora mucho la eficiencia de conversión de los animales, fundamentalmente los destinados a engorde”.

Actualmente este cultivo se encuentra en etapa de investigación en Río Negro. “En función de esto esperamos que sea un cultivo que se implemente con la magnitud que se utiliza en la región donde prácticamente todas los establecimiento lo tiene incorporado en su cadena forrajera”.

La existencia de estos créditos ya posibilitó que más de 50 productores se hayan capacitado en el exterior y “con frutos más que buenos porque cuando uno comienza a charlar con los participantes de los viajes, se va notando que se empiezan a despertar ciertas inquietudes. Por ello es importante que este programa se siga desarrollando y, en la medida de lo posible tengamos todos los años una misión, porque cuando los productores empiecen a producir a un nivel superior, lógicamente va a primar el desarrollo de la ganadería en su conjunto”, concluyó el profesional.

Compartí la Publicación