Río Negro recibe la temporada de invierno con diversos atractivos

La nieve en la región cordillerana ofrece infinidad de opciones para que residentes y turistas puedan disfrutarla de la mejor manera.

 

Este año las nevadas se adelantaron por lo que pintorescos paisajes blancos se adueñaron de la cordillera rionegrina. Aquellos que elijan disfrutar de un merecido descanso allí podrán elegir entre diferentes opciones para vivir experiencias en la nieve a pura diversión y deleitarse con la variada gastronomía de la región.

El Ministerio de Turismo, Cultura y Deporte ha promocionado en distintos puntos del país y en Brasil sus atractivos invernales. Se espera que esta temporada la llegada de turistas nacionales e internacionales sea récord ya que arribarán a San Carlos de Bariloche más de 150 vuelos semanales.

Tanto El Bolsón como Bariloche tienen sus alojamientos listos para recibir al turismo. La primera localidad cuenta con 6000 camas, mientras que la segunda posee 28.000. Los hospedajes van desde lujosos hoteles hasta accesibles hostels, cabañas y departamentos.

Respecto a los atractivos de nieve, tanto esquiadores profesionales como principiantes podrán disfrutar diversas ofertas de esquí en los centros invernales. Cerro Catedral, Centro de Ski Nórdico y Piedras Blancas en Bariloche y el Cerro Perito Moreno en El Bolsón ofrecerán también experiencias recreativas en la nieve para los que no desean esquiar.

El complemento perfecto para la diversión está en la destacada gastronomía cordillerana donde además de poder comer diferentes platos de montaña en los paradores, también existe oferta de asado de cordero patagónico, trucha y platos a base de salmón, ciervo y otras carnes exóticas que son la compañía perfecta para pasar las frías jornadas.

No puede dejarse de lado la degustación de chocolate en diversos formatos, aunque los bombones y el chocolate caliente en taza se llevan todos los aplausos. En una zona donde reinan los dulces caseros de mosqueta, sauco o grosellas, las meriendas en pintorescas casas de té se vuelven un gran atractivo, al igual que los variados sabores de cervezas artesanales que se ofrecen en las cervecerías cordilleranas.