Río Negro comparte experiencia en esquila con pequeños productores ovinos chilenos

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, a través del Modulo PROLANA, fue invitado por la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal de la Universidad Católica de Chile, a participar de un Proyecto de Fortalecimiento Ovino para Palena.

Esto a través del encadenamiento productivo y comercial de la Región de Los Lagos, en Chile.

“Nos invitaron, debido a la experiencia práctica y teórica que el PROLANA posee, en esquila Tally Hi y acondicionamiento de lanas, con el fin de capacitar a pequeños productores de las zonas de Palena y Futaleufú”, explicó el coordinador Ejecutivo del PROLANA rionegrino, Jorge Llobet.

La participación rionegrina se llevó a cabo el fin de semana pasado cuando Llobet junto a dos técnicos instructores del área, viajaron a Chile para llevar adelante dos talleres presenciales.

“Uno de los cursos se desarrolló en un campo cercano a Palena, donde participaron 20 personas, la mayoría productores y familias de productores ovinos de la zona. Mientras que el segundo taller se desarrolló en un paraje llamado El Espolón, cercano a Futaleufú. Ese día también contamos con la presencia de alrededor de 20 a 25 personas”, expresó el responsable del PROLANA provincial.

“La idea era mostrar lo que venimos haciendo en nuestro país desde hace ya más de 20 años, a través del PROLANA, pero aplicado sobre todo a pequeños productores”, manifestó y añadió: “En ambas instancias descubrimos que tenían algunos conceptos con respecto a la esquila, pero les faltaba conocimiento en el manejo y mantenimiento de las herramientas en la esquila Tally Hi, así como en la forma de acondicionar las lanas que producen y en la preparación de los lotes. Por esta razón la instrucción se centro sobre todo en el acondicionamiento de la lana para pequeños productores, volcando la experiencia de nuestros centros de acopio”.

Por último, Llobet destacó que “las zonas que visitamos tienen las misma problemáticas que nuestra producción cordillerana, donde la comercialización de la lana, es complicada, obteniéndose generalmente bajos precios por su producción”.

“Palena y Futaleufú cuentan con razas más vinculadas a la carne, con lanas de distinta calidad y con poco manejo en el acondicionamiento de lanas, por eso queríamos compartir la experiencia de los que venimos trabajando en las zonas de Mallín Ahogado, Villa Llanquin, Pichileufu, donde hay grupos similares de producción”, finalizó.